Sr. Sanz su música es un placer para mis sentidos

Llevo más de 20 años escuchando a un artista que ayer consiguió despeinarme desde las 22hrs en el Estadio Olímpico de la Cartuja en Sevilla. Él es un tejedor de hilos que conforman la seda más perfecta de todas, seda que se adapta al cuerpo para sacar de sus entrañas los más grandes sentimientos en forma de canción. Él es el maestro, el es Alejandro Sanz.
Comienza el concierto, Yo cuando era chico tenía un sueño…. Así comienza, con esa frase, y de pronto, música y luz lo inundan todo y…. Yo no salgo de casa sin pensarte, yo no me quedo con las ganas de mirarte…Tú…. público en pié y corazones a toda velocidad disfrutando de nuevo de nuestro Alejandro en el mismo sitio, y cerrando de nuevo su gira en España, donde mejor que en Sevilla.
Mi primer concierto fue hace mucho, allá por el año 92, en el auditorio de la Expo, y posteriormente en el ahora Auditorio Rocio Jurado, tenía sólo 8 años pero el Dr. Honoris Causa entró en mi vida en ese momento, y no de cualquier manera, él entró como sólo él sabe hacerlo, Pisando Fuerte.
Nunca he sido una de esas fans de acampadas de 3 días antes de los conciertos ni de desmayarme (de eso ni hablar…¿desmayarme y perderme el concierto?), a mí me gusta disfrutarlo, sentirlo, y vibrar con sus canciones en directo.
Anoche fue otra de esas noches que sólo él sabe dar, colmadas de música, pero no música cualquiera, música con arte, música acompañado y sólo, música de la buena, de la que te hace levantarte del asiento y creerte que estás también en el escenario haciéndote sentir parte de ese concierto.

Hubo un momento clave, emocionante, lleno de energía y a la vez de dulzura, ¿Lo ves?, 40.000 gargantas cantando en una sóla voz, eso sólo puede verse en Sevilla y sólo lo consigue un maestro como él. 
Gracias Sr. Sanz por regalarnos su música, todo un placer para mis oídos.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *